Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

La esencia del growth hacking

Después de 2 semanas de sequía creativa, vuelvo a escribir, pero hoy te vas a encontrar con un artículo diferente, no te voy a hablar de herramientas, tampoco de estrategias ni de tácticas, hoy te voy a hablar de lo esencial. Lo esencial es una línea en la arena que el growth hacker no traspasa y que el resto sí. La elección de lo esencial es la única vía que conozco para el crecimiento en una startup.

Mi reencuentro con lo esencial

Este último año ha sido frenético para mí, pasé de trabajar en una lanzadera de empresas a crear mi blog y empezar a ganarme la vida como consultor autónomo y formador. Durante los primeros meses fue difícil conseguir clientes, no recibía muchas propuestas, y las que recibía no era capaz de sacarlas adelante. Luego vino 12 Propósitos, mis colaboraciones en los blogs de 40 de fiebre, Vilma Nuñez, No Sin Mis Cookies, etc. Todo ello hizo que empezase a tener más y más propuestas cada semana: charlas, entrevistas, formación, consultoría, posts como invitado, etc.

Al principio fue un subidón, el trabajo en mi blog empezaba a dar sus frutos y poco a poco me iba ganando la vida como growth hacker freelance, algo nuevo en mi carrera.

Mi implicación durante este tiempo en mis proyectos ha sido completa, y he descuidado otras facetas de mi vida que me importan, pero al principio lo veía como algo necesario. Todas las propuestas que recibía las aceptaba, en ese momento no veía otra opción para conseguir mis objetivos.

Muchas de las propuestas que recibía no estaban relacionadas con mis objetivos, o simplemente eran malas: proyectos poco estimulantes, presupuestos ridículos, gente que no sabía lo que quería o que quería que trabajase gratis para ellos. Sin embargo, yo atendía a todos y cada uno de ellos, dedicando tiempo y energía a cosas que luego no iban a ningún sitio.

Reconozco que hace unos meses, los árboles no me dejaban ver el bosque y me equivoqué.

Te cuento todo esto para ilustrar una de las enseñanzas que como growth hacker nunca debes olvidar: saber decir NO.

La pérdida de lo esencial como causa de muerte

Cuando te enfrentas a un proyecto complejo como la creación de una nueva startup, lo fácil es intentar hacerlo todo, lo difícil es elegir lo importante y dejar de hacer el resto de cosas.

He conocido a muchos emprendedores durante estos últimos 5 años, pero podría contar con los dedos de una mano los que han entendido esto.

Aún recuerdo la primera versión del plan de negocio que hice para mi primera empresa de venta de relojes de lujo. En el apartado de marketing ponía algo así como: haremos adwords, afiliación, usaremos las redes sociales de Facebook, Twitter, escribiremos en blogs de medios especializados, etc.

Yo también caí en el error de pensar que todo era importante y que había que hacer de todo para tener éxito. Y sí, yo me creía capaz de hacerlo, aún con mis limitados recursos. Y ahí está uno de los principales problemas: el optimismo del novato unido a la soberbia de creer que podemos hacerlo todo, y además hacerlo mejor que nadie.

Entender esto me ha llevado años, pero ahora lo he interiorizado y cuando hablo con otros emprendedores, me doy cuenta de que ellos todavía no lo han comprendido, o al menos no lo han interiorizado. El resultado: cientos de startups con emprendedores ilusionados, valientes  e inteligentes pero que deben cerrar cuando se han dilapidado sus ahorros e inversión porque no se han enterado que hacer de todo es un error.

Todos los grandes emprendedores que han creado grandes empresas hablan de lo mismo: el foco. Apple tiene su foco en el diseño, Facebook no hace Adwords ni publicidad, su foco está en el crecimiento viral, Milanuncios en el SEO, etc.

Las palabras de uno de los fundadores de Twitter, Jack Dorsey son auto-explicativas:

“Hay cientos de cosas que podemos hacer, pero solo hay una o dos importantes. Los ingenieros, gente de soporte al cliente, diseñadores, etc., recibo constantes inputs de todos ellos diciendo que deberíamos estar haciendo esto o lo otro…

Como editor yo cojo esos inputs y decido la cosa o la intersección de cosas que tiene sentido que hagamos en ese preciso momento”.

Jack habla de la figura del editor y se define como tal, ya que elige unas pocas cosas de todo lo que recibe, al igual que hace el editor de un libro cuando recibe un tocho de 500 páginas y lo transforma en un libro de 200 páginas con lo esencial.

El growth hacker, el NO y el coste de oportunidad

Como growth hacker tendrás que estar todo el día con el NO en la boca. A veces es ingrato, a la gente no le gusta que le digan que no. Por este motivo, en las startups se toman muchas malas decisiones, simplemente por no ofender a tus socios o quedar bien con uno de tus inversores. Por no sentirte mal un momento por decir NO, arrastrarás días y meses malas elecciones en las que estarás perdiendo el tiempo.

El concepto de coste de oportunidad es muy interesante. Siempre que tomas una opción, sacrificas otras. El día tiene 24 horas y tu energía es limitada. Aunque pienses que esa reunión con un comercial no te llevará mucho tiempo, si lo que te va ofrecer no es estratégico para ti, no hagas la reunión.

Cuando vayas a hacer algo, usa el NO por defecto. Solo si después de pensarlo bien consideras que esa acción va a contribuir de forma importante con tu objetivo principal, entonces hazla.

El growth hacking tiene un instrumento imprescindible para mantenerse dentro de lo esencial, se llama Métrica Única. La métrica única va a dictarnos qué cosas son importantes ya que toda acción que no nos ayude a mejorar esa métrica, no es esencial. Y aunque una acción contribuya a mejorar nuestra métrica única, si hay otra que lo va a hacer en mayor medida o a menor coste, entonces deberemos optar por la segunda.

Para terminar, recuerda que toda elección lleva consigo un sacrificio. Si vas al cine no podrás ir de compras, si dedicas un día a llamar a clientes no podrás dedicarlo a negociar con proveedores. El papel más importante del CEO de una empresa y también del growth hacker, es diferenciar lo esencial de lo accesorio y tener la firmeza y la claridad para no desviarse de lo esencial por más presiones que reciba.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete gratis

(y te llegarán todas las semanas tácticas y casos prácticos de growth hacking que harán crecer tu startup)

Comentarios

75 comentarios

Ferran Masamunt

¡Di que sí! 😉 Totalmente de acuerdo contigo, Val. Gran post, como siempre. ¡Un abrazo!

Val Muñoz de Bustillo

Hombre Ferran, cuánto tiempo! 🙂 Espero que todo os vaya muy bien, gracias por pasarte a comentar.

Un abrazo

Juan Betés

Buen artículo Val. A veces es positivo parar, salir de la oficina con un bloc de notas, dar un paseo por el parque y preguntarte el por que de las cosas. Preguntarte cuales de todas tus preocupaciones diarias son realmente importantes y analizar si estás siguiendo el plan que tenías trazado. Si te has desviado y si es bueno desviarse o volver a lo pensado. Apuntar las conclusiones y seguir adelante. Cuantas veces sin embargo nos falta criterio.
Vivimos en un mundo de prisas y en el que tratamos de abarcar mucho dejando de lado aspectos fundamentales del negocio. Cuando empece con PuntoSeguro hace 5 años estaba obsesionado con el SEO y las métricas de visitas y conversiones. Ahora no desatiendo estos aspectos, pero mi visión es mucho más global. La gestión de mi negocio pasa por optimizar los procesos de trabajo en la oficina, llevar al día el excel de ingresos y gastos, y cuidar al cliente como si fuera tu hijo. Si abarcas mucho y no les prestas la atención adecuada otros lo harán mejor que tú y se marcharán.

Saber decir que no a aquellas aventuras a las que no vas a poder dedicarles el 100% por mucho que te duela y te sientas capacitado es esencial si no quieres perder el foco. Pero cómo cuesta decir que no, verdad?

Val Muñoz de Bustillo

Hola Juan:

Grandes verdades 🙂 Justo el lunes próximo es mi día mensual de salida de la oficina. Lo he establecido como un hábito auto-impuesto para tener perspectiva y mantenerme dentro de lo esencial.

Saludos y gracias por tu comentario.

Samu Parra

Hola Val,

Una de las razones por las cuales decidí establecerme como freelance fue la posibilidad de decir que no. La idea de poder elegir a tus clientes es muy seductora. Trabajar con clientes que te gustan y que han llegado a ti porque quieren trabajar contigo es un win-win. Difícilmente saldrá un mal trabajo.

Poco a poco me voy acercando a ese punto, pero aún me queda camino por recorrer.

Alcanzar ese equilibrio es un camino largo y difícil, pero tienes que tomar las decisiones que te lleven a ello.

A veces caes en la tentación de decir que sí a todo. Quieres ingresos y te agarras a un clavo ardiendo. Como bien dices, eso es un error que acaba pasando factura.

Por suerte, es algo que he tenido claro desde el principio.

Tus clientes te contratan por lo que haces. Si haces cosas que no te gustan, te contratarán para hacer cosas que no te gustan.

Eso es un mal negocio.

Como todo, esto depende de la situación de cada uno. Hay personas que no pueden elegir. El tema es darse cuenta de todo esto antes de que sea demasiado tarde.

Un saludo!

Val Muñoz de Bustillo

Has tocado un punto importante, hacer lo que quieres. Desde que dejé la empresa en la que trabajaba como cuenta ajena, hace unos 5 años, ese ha sido siempre mi objetivo. Ni ganar dinero, ni tener éxito, ni nada, mi foco estaba en poder hacer lo que quisiera. Y ya te digo, que en general lo he conseguido 🙂

Un saludo y gracias por tu comentario.

Esther

Fantástico como siempre, Val. Yo a veces llego al límite de “tengo demasiado encima por no decir que no”, y me bloqueo tanto que estoy una o dos semanas sin hacer nada…
Hay que saber priorizar y organizarse, y se empieza sabiendo hasta dónde puedes abarcar.
Besos!

Val Muñoz de Bustillo

Hola Esther. Cierto, la mayoría de la gente que se carga más de la cuenta acaba pasándole factura y al final, quieres ser más productivo y lo que consigues es lo contrario. Si te sirve de consuelo, a mí también me pasa, algunos días me levanto cruzado y soy incapaz de hacer nada. Luego, me doy cuenta de que normalmente es porque he estado eligiendo mal y poco los meses anteriores.

Gracias por comentar!

iAdrenaline

Buen post, Val, pero estoy sólo parcialmente de acuerdo contigo 😉

Creo también que hay que saber decir no y mirar el foco pero más que “usa el NO por defecto” creo que quizás es mejor usar el “déjame pensarlo” por defecto (en algunas circunstancias) y luego ser asertivo 🙂

Otro gran mal asociado a la pérdida de foco creo que es el “yaísmo”, que a veces padecemos también todos: “ya me llaman por teléfono ya les atiendo”, “ya me mandan un mail ya lo respondo”, “me dice el cliente que esto es para ya y lo hago ya mismo dejando el resto”…

Saludos asertivos 🙂

iván

Val Muñoz de Bustillo

Jajajaja, bueno, yo comento lo decir NO, pero eso no significa que sugiera hacerlo drásticamente o con mala educación, lo ideal es ser asertivo, y yo lo suelo ser, aunque también te confieso que ante la insistencia, a veces uso mi NO radical 😉

Saludos Iván!

Ana de Cestaland

Super interesante artículo!
Y tan cierto…
Y tan fácil de perdernos en las inmensas tareas diarias…
Muchas gracias por el “toque de atención”!
Un saludo, Ana

Val Muñoz de Bustillo

Gracias Ana, la verdad es que también me sirve para darme a mi mismo un toque, que nunca está de más 🙂

Saludos!

Leticia

Yo creo que lo que teha ocurrido es una fase por la que todos hemos pasado y que hay que pasarla, yo no creo que sea bueno saltarse esta fase.
Con mis clientes siempre les animo a salir con un servicio esto te permite varias cosas:
-testar rapidamente y sin apenas gastos tu modelo de negocio
-Salir de la oficina yhablar con “clientes” que la mitad ni son clientes, ni lo serás nunca o ni los quieres como clientes
Pero es un paso necesario para iterar tu modelo especializandote en el tipo de cliente y tipo de solución que quieres dar y porque tienes que decir no.
Desgraciadamente los humanos solo aprendemos de los errores propios.
También todas esas charlas con clientes te ayudan a entender cual es su problema,comollaman a su problema y cuanto están dispuestos a pagar por resolverlo.
Y la contestación a estas preguntas es básica!!!
Bueno,menudo rollo, todo esto para decirte que me ha encantado elpost y que a mi me paso lo mismo en mi primer año.

Val Muñoz de Bustillo

Hola Leticia:

Completamente de acuerdo, creo que tus consejos son muy valiosos, de hecho, son los mismos que yo les doy a los emprendedores que están empezando 🙂 Curiosamente, a veces no ponemos en práctica con nosotros mismos lo que sabemos que es bueno para los demás…

Saludos!

Nacho

Me ha encantado el artículo, son de esas cosas que siempre me decía, tienes que aprender a decir que “no” pero claro yo era contable y, aunque pueda haber gente que le gusta, me resultaba tremendamente tedioso todo era sota, caballo y rey, y cuando me reciclé y empecé con todo esto de internet me apasioné tanto que decía que sí a todo, pero no tanto por el dinero sobre todo era por aboradar nuevos desarrollos, aprender de ellos y pero esa sensación tan adictiva de “lo he conseguido” o “superar retos”.
Esto no sólo me ha pasado con los trabajos también me ha pasado con la formación, queriendo hacer mil cursos, formaciones, talleres…
Ahora cuando me entra mi un proyecto nuevo, antes de decir Si o No en función de los que atraiga el desarrollo, miro mi pizarrita de scrum que es como la voz de la conciencia y me dice, demasiados post it chico los siento pero no es el momento
Bueno sigue así que nos enseñas e inspiras a muchos
Abrazo

Val Muñoz de Bustillo

Muy buena historia Nacho, creo que ese proceso, como decía Leticia, lo pasamos todos 🙂

Un abrazo y gracias por tu comentario.

Laura Cirocco

Hola Val, gracias por compartir tu proceso con nosotros.
A mí también me pasa que siento que estoy constantemente corriendo contra el reloj y no llego a hacer cosas importantes por dedicarme a las urgentes. Estoy aceptando trabajos que no debería por ganar un cliente más, y a pesar de ser consciente de ello no puedo evitarlo!

Pero como dicen varios, por más que sepamos que está mal parece que debemos pasar por esta etapa.

Saludos!

Val Muñoz de Bustillo

Bueno Laura, siempre que en algún momento te plantes, está bien 🙂 Eso sí, no lo conviertas en un hábito o te acabarás quemando…

Un saludo!

Yago Uribe

Muy buena reflexión Val.
Aunque muchas veces nos sepamos la teoría, a menudo necesitamos darle al “pause” para hacernos un par de preguntas y reorientar nuestras acciones.
Te diré que parar 10 minutos a leer tu post me ha servido para reorganizar la semana.
Un abrazo y estaré atento a lo que publiques 😉

Val Muñoz de Bustillo

Hola Yago:

Eso es lo que me gusta de estos posts, que aunque sea a una o dos personas, les ayuda a pararse un momento y pensar 🙂

Cuánta falta nos hace pararnos y pensar…

Un abrazo!

Ron Alli

Es cierto que hay que priorizar en tu Especialidad o mejor Habilidad, pero este objetivo solo se cumple con tus experiencias, errores y la no dependencia económica, cuando al inicio se convierte en tu objetivo.

Quique Mora

Hola Val,
Es complicado mantenerse en lo esencial, pero para esto esta el séptimo hábito “Afilar la sierra”.
Te prometo que a mi me ocurre a menudo, llevo ahora tres negocios propios, además de los de mis clientes y tengo lógicamente tres “métricas únicas”. El tercero en el que casi llegaste a participar es el que tengo menos tiempo de mover.
Pero no me desenvuelvo mal, cada vez tengo mas interiorizados los tres primeros hábitos de la gente altamente efectiva: Proactividad, comenzar con un fin en mente y primero lo primero, fácil de escribir pero no tanto de hacer.
Un abrazo crack!

Val Muñoz de Bustillo

Hola Quique!

Gracias por pasarte por mi casa 🙂 Esos hábitos son del libro de la gente alta mente efectiva??

A veces lo más sencillo es lo más difícil.

Un abrazo!

Quique Mora

Si, los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.
Yo hice mi reflexión hace un par de semanas, http://www.analizatuidea.com/que-es-lo-verdaderamente-importante/

Val Muñoz de Bustillo

Gracias Quique.

Federico Bongiorno

A veces no tocar temas técnicos da un sacudón excelente. ¡Muy bueno!

A veces cuesta tanto decir NO, pero una vez que le tomamos el gustito se hace más fácil jajajaja 🙂

¡Qué bueno que las cosas se estén dando Val! Después si queres envíame un e-mail que tengo noticias nuevas y que quizás te interese darles una mirada.

Abrazo,

Federico

Val Muñoz de Bustillo

Hola Federico, eso me suena a que ya lanzaste tu startup, no? Si es así, envíame un mail y buscaré un rato para echarle un ojo.

Un abrazo y gracias por comentar.

Eugenio Monforte

Gran artículo, Val. Como siempre.

Igual creo que lo de estar en foco vale tanto para el desarrollo profesional independiente como para cualquier perfil de startup que cuente con poder de decisión a nivel producto: desde el Growth Hacker al Diseñador de la Experiencia de usuario, pasando por el Director de Producto, el de Contenidos, el Ingeniero Jefe, etc.

De hecho, existe un extenso debate en el ámbito de las startups sobre las estrategias de contar con especialistas o perfiles híbridos, llamados “unicornios” por su rareza/imposibilidad de encontrarlos (Diseñadores UI/UX, Desarrolladores Full Stack, etc.) Creo que la discusión es delicada porque depende del estado de la startup en concreto (presupuesto, equipo, nicho de mercado, etc.) pero nos impulsa decidir en qué tipo de proyectos queremos estar.

Saludos!

Val Muñoz de Bustillo

Hola Eugenio:

Normalmente una startup, en mi opinión, necesita perfiles polivalentes en sus inicios, un growth hacker en un perfil polivalente y que puede tocar muchos palos. Cuando la startup encuentra su camino y su canal de crecimiento, debe optimizar y gestionar, y ahí es importante tener al mejor especialista.

Saludos!

Vadilu

Excelente post, me gusto muchísimo, es más me hiciste reflexionar, justamente en este momento me encuentro pasando por la situación que mencionas, y me encuentro saturada con todo lo que debo hacer. Aplicaré tus buenos consejos para seleccionar lo que es realmente es importante y así mejorar lo estoy haciendo.

Gracias por la información, un saludo!

Javi Pastor

Muy buen artículo Val, ya que yo justamente estoy en ese momento en el que el “no” tiene que empezar a formar parte de mi vocabulario habitual y me ha venido bien leerlo.

Yo tengo el objetivo de crear en un futuro muy cercano un proyecto de startup y nada más empezar lo que he hecho es buscar colaboradores implicados. Sé que yo no puedo hacerlo todo y que una “one-man-startup” está abocada al fracaso. Cualquier emprendedor que quiera hacer de todo y, encima, hacerlo todo él, va apañado como bien dices.

A mí me cuesta trabajo muchas veces decir que no y, sobre todo, a antiguos clientes. Sin embargo, ya cada vez me estoy acostumbrando más y en el mes de junio pienso dar un cambio radical a todo con el no por bandera, a ver qué tal me va 😀

Un saludo

Val Muñoz de Bustillo

Jajajaja, al final se va a paralizar la economía por mi culpa 😛

Tengo ganas de que me cuentes sobre tu startup, a ver si hacemos un skype un día (ahora me dirás que no, jajajaja)

Un abrazo crack!

Javi Pastor

No… (jaja)

Tengo una a medias y medio paralizada, que es la de la cerveza, y otra que va a arrancar con lo del tema de WordPress que comenté en Reservoir Blogs. Ya te iré contando cuando pueda 🙂

Un abrazoo crackk

Daniel

Entiendo tu posición Val. Me parece que muchas personas no lo tienen claro, y espero que con este post cuando me llegué el momento lo tenga ya interiorizado, si me dejáis (para que pregunto si lo voy a decir igual) os cuento mi caso.

Actualmente estoy estudiando un máster de Social Media y Community Management, tras pasar el ecuador del curso tuve la oportunidad de poder empezar a manejar las redes sociales de un par de empresas y realizar unas prácticas en una agencia de marketing.

Dije NO a todo.

Me centré en la creación de mi blog y llenarlo de contenido de calidad para formar mi marca personal respecto a lo que me gusta, los videojuegos. Si hubiese aceptado aquellos trabajos no me habrían aportado ni la mitad de lo que esta haciendo mi blog.

Un saludo Val y se agradece éste tipo de post más personales, de hecho me encantaría conocer que métodos usas para mantenerte motivado o como gestionas el networking que haces.

Val Muñoz de Bustillo

Hola Daniel:

Muchas gracias por contarnos tu experiencia. Me parece muy valiente lo que has hecho, la mayoría habríamos optado por la decisión fácil de coger esos trabajos, sin embargo, se ve que tienes claro lo que quieres, y eso, tarde o temprano tendrá su recompensa.

Es probable que próximamente vaya incluyendo algunos posts más personales, permanece atento 😉

Saludos!

Marco Orta

Excelente articulo! Tiene un par de días que encontré tu blog y me parece lo que le sigue a bueno! Ahora que estoy por empezar, me parece buena opción darme una vuelta por todos tus artículos, soy muy interesantes y se aprende demasiado. Suerte y cuentas con un nuevo fan! 😀

Val Muñoz de Bustillo

Bienvenido Marco, espero que mi blog te ayude en tus proyectos.

Saludos!!!

Yolanda Pérez

Hola Val:

Que buen artículo y enfoque. ¡Enhorabuena!

Llegada una etapa de emprendimiento es fundamental tener un criterio de selección y aprender a decir “NO”. He vivido y pasado por esa experiencia. No gusta y más cuando tienes muy reciente lo que te ha costado llegar y conseguir tus primeros clientes. Pero forma parte de nuestro crecimiento y debemos enfocar nuestro proyecto a lo que nos aporte valor y nos interesa.

Hacer un parón, coger tu libreta, irte al campo y reflexionar sobre ello, es un ejercicio que a mi me sienta muy bien y que recomiendo. ¿Quién soy? ¿Cómo he llegado has aquí? ¿Qué quiero? y ¿Que decisiones voy a tomar para conseguirlo?.

Un fuerte abrazo 🙂

Val Muñoz de Bustillo

Hola Yolanda, cómo son las cosas, esta mañana veo tu entrevista con Omar, y ahora estás comentando en mi blog 🙂

Pues sí, no hay nada como la naturaleza para aclarar las ideas. Yo me he fijado un día al mes para hacer eso y estoy seguro que va a ser el día más productivo, ya os contaré mi experiencia.

Un abrazo y gracias por comentar!!!

Yolanda Pérez

Ya ves Val 🙂

No es la primera vez que me paso por tu blog. Soy una de tus suscriptoras. Y hoy por fin me he animado a comentar. Que ya tocaba. A parte la temática del post ha ayudado.

Un abrazo y seguro que nos seguimos viendo 🙂

Cristina

Buena reflexión, de hecho creo que es aplicable no sólo a los profesionales del growth hacking, sino a todo el mundo, ya trabajemos como autónomos o por cuenta ajena.
Hace poco hablaba con un empresario que no paraba de quejarse de estar todo el día agobiado, y decía que necesitaba ayuda para su empresa. La realidad es que se dedicaban a una cosa muy concreta, pero por “necesidad” o por creer que “la cosa está muy mala”, aceptaban todo tipo de encargos de clientes, aunque no tuvieran absolutamente nada que ver con su negocio.
¿El resultado? Un negocio a punto de la ruina, con el dueño y los empleados que no dan abasto, porque simplemente no saben hacer lo que se han comprometido a hacer.
No debemos caer en pensamientos catastrofistas y aceptar todo el trabajo que nos venga, simplemente por ser trabajo. Pienso que el trabajo es una parte muy grande de nuestra vida, y si no hacemos algo que nos gusta, y que estamos convencidos de que sirve para algo, nuestro esfuerzo servirá de bien poco.
Un saludo!
Cristina

Val Muñoz de Bustillo

Hola Cristina:

Por supuesto, yo lo he centrado en el growth hacking que es lo mío, y sobre todo porque como he podido observar durante los últimos años, los grandes growth hackers y emprendedores tienen un foco muy claro y de ahí no se salen. Una de las reglas del growth hacking es: No más de un canal a la vez. Si te pones a intentar captar clientes por muchas vías, no lo harás bien en ninguna, y, además, te costará dios y ayuda medir los resultados.

Saludos y gracias por comentar, Cristina.

Daniel Blasco

Shalom aleijem! Val, te entiendo perfectamente. Decir NO es más difícil de lo que parece. Es una cuestión cultural de servidumbre medieval. 9 de cada 10 clientes (como el anuncio de los chiclés de dentistas) no saben lo que quieren. Le suena esto y lo otro y piensa que con nuestra varita mágica y el contrato de servidumbre que aceptamos (involuntariamente) se hace la magia. A veces te da ganas de mandarlo todo a paseo. No te sientes comprendido ni entendido y esto merma la voluntad y la fe en tu apasionante vocación. Te acabas sintiendo como un pulcinella, un comediante de una obra que al bajar el telón no acaba de gustarte.
En fin. Me has pillado en mal día. Un gran abrazo! 🙂

Val Muñoz de Bustillo

Jjajaja, Daniel, eres todo un poeta. Veo que he tocado algunas fibras sensibles 🙂

Muchas gracias por compartir esto con nosotros.

Un abrazo!

Jorge

Ya decía yo que esto del minimalismo es realmente formidable. Y aplicado a todos los campos … menos es más

Saludos

PD estos post te humanizan Val

Val Muñoz de Bustillo

Gracias Jorge!

P.D: Eso de que me humanicen está bien, no os lo había dicho todavía, pero en realidad soy un bot 😉

Jorge

Lo sabía !!

Carolina

Hola Val,

Conozco esa sensación, así que me sumo a la reflexión con la libreta, el campo y acostumbrarse a decir NO a tiempo. Mi blog lleva pausado bastante tiempo porque estoy iterando del plan C al plan que va a funcionar 😉 siguiendo los consejos de Leticia (una crack de Lean Canvas en español y mejor amiga) que me ha ayudado a repensar mi modelo de negocio y recuperar el dichoso foco.

Este año he dicho SÍ a proyectos que se alejan de mis objetivos. Me he castigado bastante por eso, me he agobiado y he llegado a considerar seriamente ejecutar mi plan Z. Pero… ¿sabes qué? He decidido lo mismo que tú. Ahora me doy cuenta de que no he dejado de avanzar, sólo he ajustado la velocidad y me he concedido tiempo y espacio para ver hacia dónde me lleva lo que estoy haciendo y si es ahí donde quiero ir. Uno de mis temores era que Google me ignorase por dejar de publicar, pero resulta que me ha abierto el grifo de tráfico orgánico: la gente de SEO seguro que lo entiende, yo no. Sobreestimamos los riesgos y subestimamos los resultados.

También veo que hay demasiado “ruido” alrededor de un emprendimiento, sobre todo para los bootstrap unipersonales: validar y desarrollar mercado, producto, marketing, ventas, ejecución del servicio (suponiendo que sea aquello que nos apasiona), atención al cliente, administración, no enfermar en el intento y conseguir la vida que deseábamos cuando dejamos el trabajo anterior. (Suspiro). Me pregunto cómo no vamos a tener problemas de falta de foco, ¡¡¡si tenemos más roles que un MMORPG!!! A veces el peor enemigo es uno mismo, así que ser más compasivos con nosotros mismos es muy OK…

Me alegro de que vuelvas a publicar. Espero hacer lo mismo pronto.

Un abrazo,

Carol

Val Muñoz de Bustillo

Hola Carol!

Egoistamente me da pena que tengas parado el blog, pero bueno, entiendo el punto en el que te encuentras ahora, y espero que alguno de esos planes sea el definitivo. Respecto al lean canvas, yo lo he usado en varios de mis proyectos, y es una manera muy buena de empezarlos sin volverte locos con planes de negocio y cosas NO esenciales.

Respecto al emprendimiento unipersonal, creo que el error está en creerse realmente que uno solo va a poder con todo. Aunque no tengas empleados, hoy en día es muy fácil sub-contratar la mayoría de las tareas que realmente no aportan valor añadido, y si bien al principio quizás toque hacer de todo, en cuanto empezamos a tener ingresos deberíamos delegar y quedarnos con lo esencial.

Un abrazo crack!

P.D: Un día de estos me tienes que hablar de tu plan Z 😛

Mar Sierra

Me ha encantado Val, nosotros con el estudio fotográfico siempre tuvimos claro ese coste de oportunidad. Cuando el capital es mínimo hay que plantearse muy bien que camino tomar para que el crecimiento sea lento pero asegurado. De hecho, hemos llegado a cogerle cariño a esta forma de trabajar. Si alguien nos promete ser millonarios, te aseguro que le diremos un no rotundo. Tenemos claro que nuestra prioridad es dar un maravilloso servicio a nuestros clientes y que para ello nuestro tiempo de descanso y disfrute no puede verse mermado por el estrés o las ansias de dinero. Muchas gracias por tu conocimiento, estaré atenta a tu web 😉
¡Un abrazo!

Val Muñoz de Bustillo

Hola Mar!

Gracias por pasarte por aquí. Tú y Juan soy un gran ejemplo de cómo sacar adelante una pequeña empresa de servicios, os doy la enhorabuena, y sé que en no mucho tiempo podréis permitiros el lujo de decir que NO a muchos de vuestros clientes 🙂

Un beso!

Maren

Cuanta razón tienes Val, y que difícil es darse cuenta para los que somos emprendedores, que no lo podemos hacer todo.

No solo deberíamos de decir NO a mucha gente, sino también a nosotros mismos, cuando se nos ocurren mil ideas fantásticas que no seremos capaces de llevar a cabo de manera adecuada.

¡Gracias por recordármelo!

Val Muñoz de Bustillo

Hola Maren!

He conocido a emprendedores que dedican más tiempo a probar nuevas ideas que a su negocio de verdad. Eso como hobby está bien, pero como negocio está abocado al desastre…

Saludos!

Diego Artola

Olé Val!.

Ocurre tantas veces, el criterio humano es más decisivo que la más sofisticada herramienta del universo.

Y al final es más difícil decir no a uno mismo que a los demás. Dos hacks de la gente sabia de toda la vida, el sentido práctico y el sentido común, que son los más escasos que hay.

Un abrazo!

Val Muñoz de Bustillo

Hola Diego:

Y qué difícil es encontrar gente con ese sentido común… si encuentras uno, o una, avísame 😉

Un abrazo!

Amaia

Gracias Val por compartir tu reflexión de una forma tan lúcida.
Últimamente recibo muchos imputs en esta línea…
Vengo necesitando mi reflexión también. Me va a venir bien estudiarme “la métrica única”.
Muy oportuno 🙂

Val Muñoz de Bustillo

Un placer Amaia tenerte comentando por aquí 🙂

Un abrazo!

Crear Tienda Online

Una vez tuve un jefe que me dijo expresamente: “El NO es la respuesta que más escucha cualquier persona en su vida profesional, así que no tengas miedo en usarla”.
¡La verdad que tenía más razón que un santo! Tenemos que priorizar y focalizarnos en lo que verdaderamente importa, como bien expones en tu post: el que mucho quiere abarcar, al final poco alcanza.
Saludos

Val Muñoz de Bustillo

Qué buena frase!!! 🙂

Galaad

“El principal papel del growth hacker es diferenciar lo esencial de lo accesorio” Del Growth Hacker y de cualquier emprendedor.

Yo me voy a dedicar al coaching financiero, todavía no tengo el blog preparado del todo y ya estoy recibiendo propuesta que no tienen nada que ver con mis objetivos de negocio.

Hay que aprender a decir NO.

@piquerogonzalez

Enhorabuena, Val.

Me alegro de que hayas sabido escoger lo realmente importante y lo que te apasiona, porque me puedo imaginar lo muy duro que ha sido para tí este nuevo reto.

¡Mucha suerte! 😉

Val Muñoz de Bustillo

Gracias Jesús!

Arturo Garcia

Que buena entrada Val,

El foco es la clave, empiezas con ilusión y con ganas , pero sin clientes así que al principio dices a todo que sí. Luego, un día te das cuenta de que estás hasta arriba y que estás haciendo cosas que no quieres hacer, solo porque te has olvidado de cómo decir NO.

Me siento muy identificado con tu experiencia y aplaudo tu reflexión.

Me parece que algunos clientes de lectores tuyos se van a llevar unos buenos planchazos en los próximos días 😉

Un abrazo fiera.

Val Muñoz de Bustillo

Hola Arturo!

Muchas gracias por pasarte por aquí 🙂

Jajaja, muy bueno, eso nos ayudará a ser más exigentes con los clientes y eso no pude ser malo 😉

UN abrazo.

Cómo pasar de ser redactor a ser copywriter

[…] importancia de decir no a los trabajos que, tras varios meses, ya no te convienen es capital a la hora de dar el paso hacia […]

Carlos

Muy interesadante e inspirador el post, enhorabuena! Para mí hasta hace unas horas este concepto era totalmente desconocido… vale la pena entrar por tu blog y empezar a profundizar en el tema!

Val Muñoz de Bustillo

Bienvenido, Carlos, espero que te guste mi blog y que aprendas de los artículos y de los comentaristas 🙂
Saludos!

SntCasado

Gracias por el artículo. Muy bueno. Creo que es útil para todo el mundo, ya quieras ser growth hacker, médico o correr una maratón. Decir que No. De acuerdo totalmente en que a la gente no le gusta que le digan que no; el problema esta también en que además, no nos gusta decir que no. Conlleva un enfrentamiento, y lo reuimos. Quizá un truco es pensar que cuando decimos que no, realmente estamos diciendo si a lo que queremos. Creo nos sera más fácil decir que no si pensamos de este modo.
Enhorabuena por tus posts y consejos. Gracias por compartir tu experiencia

Val Muñoz de Bustillo

Hola Santi, me gusta tu idea de que cuando decimos que no a algo, en realidad decimos que sí a lo que nos importa. Me lo apunto! 🙂

Saludos!

Ginnette Chong

Excelente post Val. Valió la pena esperar que regresara la musa. Yo aún estoy en el proceso de mi crear mi primer proyecto, pero no me canso de leer tus entrada con tus siempre acertados consejos.
Saludos desde República Dominicana.

Val Muñoz de Bustillo

Hola Ginnette, muchas gracias por comentar. Espero que aprendas mucho con tu primer proyecto.

Saludos!

¿Estás preparado para el autoempleo?

[…] Cuando aprendas a decir no verás como liberas tiempo del día y te sientes hasta mejor. De hecho, el no es hasta la esencia del Growth Hacking, fíjate […]

Antonio Diaz

Buen articulo Val.

No se porque no lo había leído antes.

A veces hace falta revisar los conceptos, para no perder el enfoque.

Gracias Val

Gonzalo

El tema que tocas es tan cierto como complicado. Todos caemos en ello. En parte porque necesitamos validarnos a nosotros mismos y en parte por la ansiedad y el miedo a no conseguir clientes. Supongo que es una mili por la que hay que pasar. Gracias me ha encantado.

Val Muñoz de Bustillo

Gracias Gonzalo por tu comentario.

Saludos!


Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.